Evolución en el tiempo de los sistemas de calderas y calefacción

Hoy en día tener calefacción en casa es algo de lo más común, prácticamente es un factor muy básico en cualquier hogar y cuando llega el invierno, una posible preocupación es pensar si nuestro sistema de calefacción ya tenido un mantenimiento correcto para que pueda funcionar sin inconvenientes, ni sorpresa durante toda la temporada de frío.

 

Pero no siempre en los hogares existió este sistema genérico de climatización. A continuación hablaremos un poco sobre la evolución a lo largo de la historia de los sistemas de calderas y calefacción. ¡Sigue leyendo!

Hipocausto romano

 

El primer invento que podríamos considerar sistema de calefacción del que se tiene constancia es el inventado por un ingeniero romano. Este sistema se llamaba Hipocausto y consistia en un horno en el exterior de los edificios que producía aire caliente que se canalizaba bajo del suelo y la temperatura que se obtenía no pasaba de los 30º.

 

Más adelante, en la edad media apareció en la región de Castilla un sistema que consistía en quemar paja en la boca de un hogar. El calor que producía circulaba por un doble piso entre el suelo y la vivienda y su función de climatización fue tan popular que se mantuvo este sistema hasta bien entrado el siglo XX.

La revolución industrial trajo vapor y calderas

 

Después se cambió la paja por leña, creando así la estufa de leña y con la llegada de la revolución industrial a finales del siglo XIX llegó la primera máquina de vapor con el ingeniero escocés, James Watt.

 

Este inventor cogió referencias de máquinas creadas en el siglo anterior capaces de almacenar agua, calentarla y generar vapor. Estas máquinas llamadas Marmitas, tenían una capacidad de 150 litros de agua y contaban con una válvula que permitía regular la presión del vapor de agua. De este invento surgieron distintos tipos de calderas.

 

En algunos edificios de primera mitad del siglo XX se instalaron calderas de carbón que transportaban el agua caliente a través de tuberías hasta las casas y se repartía en radiadores de hierro fundido, pero el inconveniente era que cuanto más lejos estaba el radiador de la caldera menos caliente llegaba el agua.

 

Calderas de gas y combustión

Desde entonces siguió la evolución de estos sistemas hasta llegar a las calderas de gas, lo que supuso un cambio radical en muchos ámbitos. Esta nueva manera de calentar el agua se basaba en una serie de quemadores alimentados por gas que calentaban un serpentín por donde circulaba el agua hasta llevarla a los 90ºC. Así, llegados a este punto, aumentó el consumo de las bombonas de butano en los años 60 y 70.

 

Pero estas calderas de gas no eran perfectas y para solucionar estos errores surgieron las calderas estancas, cuya zona de combustión estaba aislada del exterior y mejoraba su rendimiento en torno a un 10%. Eso sí, estas calderas necesitaban una entrada de aire y una salida de gases que mediante a tubos se dirigían hacia la chimenea de los hogares.

Calderas actuales: más eficientes y ecológicas

De las calderas de gas se innovó hasta llegar a las calderas de condensación. Estas calderas añadían un segundo serpentín  donde se precalienta el agua con gases procedentes de la combustión. El vapor llega a este segundo serpentín a 150ºC y se condensa, llevando al agua hasta los 70ºC.

 

Además actualmente también tenemos las calderas de condensación que sirven para distribuir el calor a través de radiadores o mediante suelo radiante. Su único inconveniente es que su instalación resulta más costosa que las anteriores pero a larga sí reduce la factura de gas, debido a ser más eficientes que otros modelos anteriores.

 

Como veis, los sistemas de calefacción han evolucionado notablemente con los años y continúan evolucionando para ofrecer mejores soluciones en los hogares o cualquier espacio que necesite un sistema de calefacción eficiente.  Durante los próximos años se espera que estos sistemas continúen su desarrollo pensando en la eficiencia energética para generar menos impacto en el medio ambiente.

 

Si has llegado hasta aquí y quieres saber más sobre los tipos de calderas y calentadores que existen actualmente en el mercado te recomendamos que visites la web de la Tienda Chaffoteaux, ya que disponen de los mejores modelos con las mejores prestaciones y precios además de información muy útil en su apartado de blog en el que resuelven muchas de las dudas más comunes sobre calderas, calentadores, sistemas de calefacción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.