Piscinas de agua salada, Pros y contras

Piscinas de agua

Aunque el verano quede un poco lejos nos fijamos en las piscinas y cómo lograr que éstas sean más eficientes y confortables. Si estás agotado de tener los ojos y la piel irritada, o bien de estar comprando cloro cada poco tiempo para tu piscina, la piscina de agua salobre puede ser tu solución, en este artículo vamos a ver ciertas ventajas y también inconvenientes de un sistema que cada vez emplean más piscinas de poliester o de obra, tanto privadas como públicas .

Piscinas de agua salobre y cloradores salinos

Antes de meternos en materia, explicaremos como marcha una piscina de agua salobre,  en contraste a una piscina de agua dulce donde echamos cloro de manera directa. Las piscinas de agua salobre emplean cloradores salinos, esto es, aprovechan la sal para producir cloro.

Los cloradores salinos son dispositivos que se integran en el sistema de filtrado y aprovechan el agua salobre para producir cloro gaseoso a través de electrólisis, el que se disuelve inmediatamente en el agua y la desinficiona.

Si tu eres de los que les preocupa la preservación del medioambiente resulta importante aclarar que estamos produciendo hipoclorito, el que cuando se descomponga se volverá a transformar en sal. Siendo por ende un ciclo plenamente ecológico y respetuoso con la naturaleza.

Asimismo hay que tener claro que el nivel del sal de las piscinas salobres es inferior al nivel de sal del agua de mar, específicamente hablamos de una décima parte o bien menos. La sal empleada es cloruro de sodio, esto es, sal común como la que puedes tener en el salero de mesa.

Pros de las piscinas de agua salobre

Uno de los primeros aspectos que vamos a valorar como ventajas es el ahorro de dinero, tanto en el mantenimiento como en productos químicos. Al sostener unos niveles estables, el consumo de producto químico se reduce, y al mecanizar el proceso ahorramos en horas de trabajo o bien en personal.

Al no tener que manipular el cloro de forma directa reducimos los peligros de accidentes, y nos aseguramos que la concentración de cloro en el agua jamás va a ser excesiva. Adiós a las piscinas con agua que huele a cloro, adiós a las irritaciones de piel y ojos, adiós a los pelos dañados.

Aunque el agua se evapora, la sal no, la única perdida de sal que se genera es cuando entramos y salimos de la piscina, con lo que si bien agreguemos más agua el nivel de sal va a ser exactamente el mismo, y si bien debamos agregar algo de sal, el costo es bajísimo.

Como ya hemos comentado, la cantidad de sal que hay en el agua no es suficiente para irritar nuestros ojos o bien nuestra piel, ni tampoco daña el césped del jardín. Hay menos sal que en el agua de mar, y una cantidad afín a la que puede haber en una lágrima.

La salud, quizás sea uno de los mayores beneficios tienen las piscinas de agua salada y la razón por la cuál se están poniendo de moda. La sensación cuando te sumerjes en una de estas piscinas  resulta mucho más agradable ya que la primera impresión que genera al tacto es la de un agua más suave y ligera y sin el desagradable y típico olor a cloro. Además desaparece el picor que genera el cloro en nuestros ojos, sobretodo si buceamos. A ello hay que añadirle la irritación que produce el  cloro cuando se alteran los valores en la piel en las personas, sobretodo en las que tengan piel sensible a este tipo de productos como el cloro.

 

Contras de las piscinas de agua salobre

Desde la visión del que se baña en las piscinas de agua salobre no tienen inconvenientes, tal vez hay quien no disfrute del gusto a salobre, mas siendo mucho menos salobre que el agua de mar no habría de ser un inconveniente.

En lo que se refiere al dueño, así sea una pequeña piscina privada, una piscina de hotel o bien la de alguna comunidad de vecinos, es verdad que el sistema de cloración salina precisa de un costo de instalación, mas es más bien una inversión puesto que en un largo plazo logramos un agua de más calidad, y reducimos el gasto de productos químicos.

Tratándose de una piscina pequeña podemos ahorrar dinero en un largo plazo, y tratándose de una piscina grande de un hotel o bien de un edificio o bien de un centro deportivo podemos ahorrar mucho dinero que se va a poder invertir en otras mejoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *