¿Debo de guiarme por las modas al reformar mi casa?

Al hacer reformas integrales Alcoy muchos propietarios de viviendas se dejan llevar por modas en lugar de estudiar bien las necesidades de su hogar. Por ejemplo, muchas personas piden abrir la cocina al salón inspirándose en lo que ven en las revistas de decoración.

Esto es algo muy bonito y que puede dar luminosidad y hacer que el espacio se vea más grande, pero tal vez no sea lo adecuado en una casa en la que la familia tiene diferentes horarios y siempre hay alguien preparándose un plato o un café. Al final, sería imposible ver una película tranquilos en la sala por el ruido en la cocina y el olor de la comida estaría siempre en el ambiente.

Lo que sobre el papel es algo bonito y decorativo, finalmente no lo es tanto en la práctica debido al estilo de vida de la familia. Y, como este, encontramos muchos otros ejemplos de modas en la forma de distribuir el espacio que no siempre encajan con el tipo de familia que se tiene.

Entonces, ¿cómo planifico la reforma?

La mejor manera de planificar la reforma es viendo qué es lo que se tiene en la vivienda en este momento y qué es lo que se echa de menos. Por ejemplo, tal vez se tiene un bonito cuarto de invitados que se utiliza de manera muy ocasional, colindante con una sala de estar pequeña que se utiliza a diario. ¿No sería mejor para el día a día de la familia tirar el tabique y unir ambas estancias creando una sala de estar grande y acogedora?

O, quizás, la necesidad más grande de la familia sea un cuarto de baño o un aseo a mayores para evitar colas por las mañanas y aporreos de puerta. Planificar cómo se podría conseguir el espacio para un nuevo cuarto de baño debería de ser la prioridad en la reforma aunque eso suponga que la distribución de la vivienda no es tan de revista como nos gustaría.

Una vez realizadas las obras de reforma, llegará el momento de decorar la vivienda y ahí si se podrá jugar un poco más con el equilibrio entre lo que es práctico y lo que nos parece más bonito, pudiendo hacer ciertas concesiones a las modas y a las exigencias estéticas para conseguir una casa a la última, a la par que adaptada a la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.